Menu
BLOG » ¿Cuáles son las principales diferencias entre desarrollar una app para iOS o para Android?

¿Cuáles son las principales diferencias entre desarrollar una app para iOS o para Android?

Desarrollar una aplicación para el móvil tiene una base común sobre la que luego debemos profundizar para adaptarla a los sistemas operativos donde queremos lanzarla.

Desarrollo aplicaciones iOs o Android

Cuando trabajamos en una aplicación llega un momento en el que tenemos que desdoblar el trabajo en dos si la queremos tener de forma independiente en cada uno de S.O. más populares. Así pues tendremos una aplicación nativa para Android y una aplicación nativa para iOS. Estas son las principales diferencias entre ambos sistemas que debemos abordar en nuestro trabajo como desarrolladores de apps:

1.    El lenguaje de programación que se usa es diferente según la plataforma. Para Android empleamos Java, uno de los más extendidos y populares, mientras que para iOS trabajamos con Swift, el leguaje creado por Apple que presume de ser muy intuitivo y pensado para dar libertad a los desarrolladores.

2.    Los IDE (entorno de desarrollo integrado) con los que podemos trabajar en el desarrollo también son diferentes según el sistema operativo al que nos enfrentemos. En el caso de hacerlo para la plataforma de Google las opciones más populares son Eclipse, Android Studio e IntelliJ; en el caso de Apple hay menos opciones donde la más popular es Xcode 8, otra opción interesante que podemos emplear en este caso es Appcode.

3.    El testeo de la app es un aspecto vital para comprobar el funcionamiento de nuestra creación. En este caso contamos también con dos simuladores para probarla: por un lado, el simulador de iOS, y por el otro, el emulador de Android. El primero es más rápido, pero el segundo es más realista en las representaciones que nos ofrece.

4.    La libertad del desarrollador varía notablemente entre ambas tecnologías. Android es más abierto, pone menos trabas en el proceso de desarrollo facilitando el trabajo, aunque también se asocia a ello una menor seguridad para el usuario final al poder colarse alguna aplicación mal intencionada en el Play Store. En iOS todo está más milimetrado, este control hace que muchas veces tengamos que contactar con la propia plataforma, pero da mayor confianza al usuario final porque sabe que todo el entorno es más fiable; también gracias a ello el resultado del código es más limpio y nos da un uso de recursos mejor optimizado (por ejemplo, hace que se consuma menos batería del smartphone).

5.    Los terminales que soportan cada sistema. Si bien es sabido que Apple lo tiene todo bajo su paraguas, fabrica los móviles y el sistema operativo, en el caso de su rival su sistema operativo da cobertura a infinidad de marcas con sus peculiaridades, lo que a veces puede generar algún conflicto. A nivel de adaptación de una aplicación a las distintas pantallas, esto se ha solucionado en gran medida con el diseño responsive.

 

Todas estas diferencias y unas cuantas más hacen que el proceso de desarrollo para cada sistema operativo pueda ser un mundo. Por ello es recomendable antes de encargar una app dejarse asesorar por expertos para ver cuál es la solución adecuada para iniciar el desarrollo, hacerlo solo para uno de los dos sistemas, para ambos de forma independiente o crear una aplicación híbrida que nos permita disponer de ella en múltiples sistemas operativos.


18/02/2019

Volver
Mapa Web
Contacto
C/Mariano Barbacid, 5
28521 Rivas Vaciamadrid, Madrid
Tel.: 916702113
Email: Email
Síguenos en:
Facebook Twitter Google+ Youtube